Dejar ir no es ignoraroctubre 29, 2019

Como si fuera fácil SIMPLEMENTE dejar de preocuparse, dejar de estar triste o dejar ir creencias erróneas, comportamientos destructivos, resultados no deseados, relaciones tóxicas.  Si fuera fácil todo el mundo sería: flaco, rico, feliz y viviríamos en un mundo ideal, pero ese NO es el caso.  No importa cuánto te esfuerces por ignorarlo o dejarlo ir, ese sentimiento NO se va. Al contrario, se aferra más. ​
​Lo irónico es que aunque SABES que eso NO ES CIERTO y hay días en los que te sientes empoderada y centrada. También hay días, en los que algo sale mal (diferente a como esperabas), y no puedes detener los sentimientos negativos.  Entonces, ¿qué puedes hacer cuando esa voz en tu interior te dice que “no ere suficientemente buena”?

​Primero, reconoce y acepta ese sentimiento. Dejar ir, NO es ignorar. Cuando aceptas tus sentimientos estos tienen menos poder sobre ti. ​
​Agradece. Ese sentimiento que te visita es un gran maestro.  No lo ignores, no lo niegues y no te sumerjas en él. Reconócelo y aprende lo que tiene que enseñarte.  No importa cuántas veces te diga que ERES HERMOSA (y lo eres); si cuando te ves en el espejo no te gusta lo que ves, no me lo vas a creer.  Escucha ese sentimiento y pregúntate si hay algo que debas hacer. ​
​Acepta que el MIEDO a no ser suficiente es parte de ti.  No importa cuan exitosa, reconocida o satisfecha estés; cuán amada te sientas – puede que te enfoques en tus defectos y en tus carencias de vez en cuando. ​
​Sólo somos humanos. No siempre estamos BIEN,y eso está OK.  Está bien no ESTAR BIEN, siempre y cuando sepas que ese sentimiento es solo un visitante y NO es la realidad. Date permiso de ser IMPERFECTA, de cuestionarte y de dudar de ti de vez en cuando. Sin estas dudas no podríamos crecer y mejorar. ​No se trata de “dejar ir” y de eliminar la negatividad de tu vida. Se trata de aprender a manejarla de una manera inteligente, madura y consciente.  Escucha a tu voz interior, aprende de ella, pero no dejes que defina quien ERES, no dejes que escriba tu historia. ​
​No tengas miedo de reconocer esos pensamientos negativos y sobre todo NO tengas miedo de buscar ayuda profesional.

Más Artículos

Muy Lila