Parece una moda, pero en realidad la meditación es una disciplina antigua que ha comprobado traer muchos beneficios a quienes la practican.

Si este es un tema nuevo para ti, si quieres calmar tu mente o si estás buscando razones para meditar más seguido, tenemos varios tips para ayudarte a establecer una rutina agradable de meditación, solo sigue leyendo.

Primero lo primero: ¿Qué es la meditación?

Es una técnica que permite otorgar nuestra atención a una sola cosa, por ejemplo, la respiración o las sensaciones del presente.

Si te estás preguntando en este momento: “¡¿Cómo es posible concentrarse en una cosa a la vez?!” probablemente necesitas meditar.  Nos llama la atención que dentro de nuestra cultura, que alaba tanto el “multitasking” (o hacer un montón de cosas a la vez), la meditación esté cobrando popularidad.

Meditación también es definido como el arte de no engancharse con los pensamientos, de dejarlos ir.  Esto irónicamente incrementa la creatividad y la producción de ideas.

¿Por qué meditar?

A esto contestamos: “¿Por qué no?”

¿Por qué no parar un momento para tomar consciencia de que hoy estamos vivos, respirando?

¿Por qué no tomar una pausa para darle la bienvenida a un nuevo día (así sea el final del mismo)?

¿Por qué no mirar nuestros pensamientos con perspectiva?

Está comprobado científicamente que la meditación permite reducir la ansiedad y el estrés.  Muchas personas reportan que la meditación les ayuda a ser más compasivos, pacientes y solidarios.

La meditación permite identificar tus patrones para lograr una mejor versión de ti.

¿Cómo meditar?

Lo más importante que debes saber antes de meditar es que la idea no es deshacerte de todo pensamiento y dejar tu mente en blanco.  La idea es soltar y estar presente al menos 1 segundo.  La idea es que termines tu sesión de meditación con energía, no con frustración.

Generalmente, al pensar en meditación nos imaginamos un Buddha con las piernas cruzadas (Siddhasana en sánscrito).  Lo que no nos dicen es que podemos meditar haciendo actividades rutinarias como cocinar, comer o caminar.

En la imagen te dejamos diferentes técnicas que puedes poner en práctica para tu meditación.  Encuentra una con la que te sientas a gusto o incorpora diferentes métodos a tu día.  Tú escribes las reglas.

Tips finales

1. Si te distraes con facilidad, no dudes en colocar meditaciones guiadas.  Buenas recomendaciones para empezar son: @headspace @deepakchopra o @calm

2. ¡No te frustres si no logras callar tu mente, no existe meditación buena o mala!

3. Si sufres de dolor de espalda o de mala circulación al sentarte con las piernas cruzadas y erguida, no dudes en adquirir accesorios para hacer tu práctica más cómoda, así como nuestro cojín de meditación. Este te ayudará a elevar tus caderas y respetar las curvas de tu espalda con un soporte estable y firme, pero cómodo.
Además, los zafus Lila son ecológicos porque utilizan como relleno un subproducto de uno de los cultivos más importantes para Panamá, la cáscara de arroz, y no requieren la importación de materiales.

4. Haz que tu espacio de meditación te invite a meditar, no a evitarlo: hazlo lo más cómodo posible, aromatiza con nuestros mists, enciende una vela, procura que haya calma y silencio.

 

¿Vas a probar la meditación después de leer este artículo? ¡Coméntanos tu experiencia en los comentarios!

Deja un comentario