Conseguir una noche de descanso reparador puede ser un reto. Muchas veces nos despertamos en la madrugada sin lograr dormirnos de nuevo, o nos levantamos sintiendo que nos acabamos de acostar y no hemos descansado.

Una manera de asegurar un sueño profundo que nos permita rendir durante el día, es relajándonos antes de dormir. A continuación te daremos varios consejos para que esas horas de sueño se aprovechen al máximo:

  1. Tomar un baño caliente hace que tus músculos se relajen y tu temperatura corporal suba, la combinación de estos dos factores te ayudarán a dormir mejor. Métete en tu ducha, coloca un poco de aceites esenciales o rocía un poco de nuestro mist de lavanda y déjate llevar. Tómate el tiempo que necesites para sentirte relajado y verás lo bien que dormirás.
  2. Al acostarnos en la cama debemos asegurarnos que todo lo que tenemos a nuestro alrededor nos hace sentir cómodos. Si el pijama te aprieta un poco, si tienes algo de frío o calor, si la cama está algo sucia y tiene migas que incomodan, no vas a descansar como lo necesitas. Ponle fácil la relajación a tu cuerpo y a tu mente y busca estar lo más cómodo que puedas.
  3. Solemos (o deberíamos) estirar antes y después de ejercitarnos pero si nos tomamos 5 minutos antes de dormir para estirar nuestro cuerpo veremos la diferencia. Muchas veces cuando llega el final del día tenemos los músculos tensos de diferentes actividades o situaciones de estrés. Si primero tomamos un baño caliente y estiramos un poco seguidamente notaremos como tu cuerpo suelta tensiones y se relaja. Entre las herramientas que podemos utilizar para estirar los músculos está el rodillo de espuma.
  4. Si todavía no le has agarrado el ritmo a la meditación, intenta hacer respiraciones profundas antes de dormir para relajarte. Siéntate en el piso, en un cojín para meditar o al borde de la cama, con la espalda bien recta y tómate 10 minutos de tranquilidad, respira con calma y concéntrate en cada respiración. Si sientes que tu mente empieza a divagar piensa de nuevo en tus respiraciones y visualiza como tu cuerpo se libera de las tensiones.
  5. Utiliza una almohadita de ojos: la ligera presión en los globos oculares disminuye la frecuencia cardíaca, a veces bastante, al provocar lo que se llama el reflejo oculocardíaco. También estimula el nervio vago (el nervio vago regula la frecuencia cardíaca y la digestión, y es el medio principal a través del cual nuestro cerebro regula el estado de ánimo). Es el principal comunicador de nuestro sistema de descanso y digestión, que nos ayuda a relajarnos más profundamente.Pon una almohadita sobre tus ojos o en tu frente cuando te acuestes a dormir. Esto te ayudará a dormir más rápido y a mantenerte dormido durante toda la noche.

Deja un comentario